jueves, 17 de mayo de 2018

CONSABURENSES POR EL MUNDO. El periodista Vicente Merino sigue cosechando reconocimientos.


En la década de los sesenta del pasado siglo, la revista La Centinela publicó en más de una ocasión que un joven periodista consaburense, era uno de los enviados especiales de Radio Nacional de España, para la retransmisión de los Juegos Olímpicos, de los campeonatos del mundo de fútbol u otros eventos deportivos a nivel mundial.

Francisco Domínguez Tendero daba a conocer en aquella publicación local, con entusiasmo y orgullo consaburense las andanzas profesionales de Vicente Merino González, que como gran embajador de Consuegra, llevaba por el mundo el nombre de su pueblo, presumiendo de llevarlo también en su corazón.

Entonces los consaburenses que andaban de un lado a otro del planeta se podían contar con los dedos de la mano y más si desempeñaban una labor tan popular como en este caso, el periodismo deportivo.

Vicente Merino, “TITO” para los familiares y amigos, nació en Consuegra en 1940, donde vivió su infancia y juventud. Fue alumno del Colegio San Gumersindo de los Hermanos de La Salle. A los doce años marchó con su familia a Toledo, continuando sus estudios en el colegio de los Hermanos Maristas de la capital provincial. Tres años después se trasladaban a Zaragoza, ciudad que los acogió, desarrollando en ella toda su carrera profesional, que se iniciaba en 1961 en Radio Popular de Zaragoza, donde permaneció hasta 1972, fecha en que ingresó en Radio Nacional de España hasta 1998. También dirigió y presentó durante nueve años un programa deportivo en TVE.

Como ya se ha comentado, participó como enviado de RNE en seis ediciones de los juegos olímpicos; cuatro campeonatos de mundiales de fútbol, una Eurocopa de naciones, nueve campeonatos del mundo de balonmano y dos de baloncesto.

También fue la voz durante años, de las retransmisiones en los partidos del Real Zaragoza y el protagonista de la información desde el campo de la Romareda.

Vicente, ha vivido desde la distancia -y lo sigue haciendo- como pocos, el día a día de Consuegra, sin perder  el contacto con sus familiares y amigos. Todos los años viene puntualmente a las fiestas en honor al Stmo. Cristo de la Vera-Cruz, al cual profesa una gran devoción. También lo hace en cuantas ocasiones se le requiere para participar en acontecimientos sociales y culturales, en los cuales demuestra siempre sus actitudes profesionales y el amor al pueblo que lo vio nacer. Para él cobran un significado especial las relacionadas con el colegio de La Salle, en el cual recibió la educación que le sirvió como base de su formación humana.

Entre estos actos a los que nos referimos citamos algunos: presentación del acto del 75 aniversario del colegio San Gumersindo de Consuegra en 2001; pregón de la Semana Santa de Consuegra en 2002; Prólogo y presentación del libro "80 años de fútbol en Consuegra" de Julio García Ortiz en 2004; presentación del proyecto y libro “Consuegra en la Historia” en 2011 y finalmente pregón de la Fiesta de la Rosa del Azafrán en 2013.

Último artículo de Vicente Merino en la revista Ecos Lasalianos de Consuegra.

   
Prólogo de Vicente Merino en el libro "80 años de fútbol en Consuegra"
de Julio García Ortíz, publicado en el año 2005

A los valores adquiridos por Tito Merino en el colegio de La Salle, debemos añadir los infundidos por su padre. Brigido Merino, integrante de una familia muy singular de consaburenses que merecen ser recordados por muchas razones y sobre todo,  por un hecho que no podíamos dejar de citar y que algún día debe ser reconocido por su importancia y trascendencia para Consuegra, como fue el “regalo” de los terrenos de "la Cuesta" en 1962 por parte de su tío Luis Merino, con la segura influencia de su hermano gemelo Brigido.

Desde que comenzamos esta publicación digital La Centinela, nuestra intención es la de reflejar en ella el espíritu de aquella revista que con el mismo nombre, durante una época, fue vínculo de unión entre los consaburenses residentes  en nuestra ciudad y los que en los años 60 y 70 lo hacían en distintos lugares de España o del extranjero, a donde llegaron en busca de trabajo y de nuevos horizontes, los cuales con tanta ilusión y emoción recibían la revista con noticias de su ciudad natal. 

Con aquel espíritu queremos seguir medio siglo después y por ello esta sección de Consaburenses por el Mundo, la iniciamos con un personaje que engloba todos los valores consaburenses más genuinos y tradicionales, por lo que merece todo nuestro reconocimiento.

Vicente Merino cuenta con un amplio palmarés de reconocimientos, y a ellos se une este último concedido por la Asociación de la Prensa Deportiva de Huesca a su dilatada vida profesional . Este premio le fue entregado en el Palacio de Congresos de Jaca, el 21 del pasado mes de abril, por el Presidente de la Asociación Española de la Prensa Deportiva Julián Redondo, en presencia de las autoridades locales y autonómicas de Aragón.






Nuestro protagonista Vicente Merino recibiendo el último premio
 a su dilatada vida profesional.

Las imágenes superiores corresponden al acto de entrega del citado premio. Y a continuación unas líneas que firma el propio Vicente Merino, dedicadas a sus recuerdos y a Consuegra:


NOSTÁLGICOS RECUERDOS


Son muchos, demasiados años de ausencias no deseadas. Períodos de tiempo que nos permiten madurar, para contemplar desde la distancia un tiempo pasado que nos trae recuerdos entrañables, porque la vida se copia en la memoria a la velocidad de la luz, imagen sobre imagen, fotograma a fotograma, palabras, amigos, situaciones… Mi vida comenzó a tener sentido cuando ingresé en el colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Consuegra. Naturalmente era muy niño, aunque lo suficientemente mayor como para saber que estaba ante la oportunidad de mi vida, puesto que allí iniciaba un camino sin retorno, el camino de la vida que te lleva a dónde tú eliges.

Compatibilicé la vida escolar con las actividades propias de la infancia. Lo repito siempre, fueron los mejores años de mi vida. Compartí esa ilusionante etapa de mi existencia con un grupo de amigos. El paso de los años no sólo no ha deteriorado esa línea de afecto que recíprocamente nos brindamos, sino que ha aumentado el nivel de nuestra amistad.

Esos recuerdos infantiles a los que antes hacía alusión, me sitúan en la cuesta, en los molinos, en el campillo, en el amarguillo… la Cuesta era el lugar preferido para inventar aventuras dentro del castillo en ruinas, también para evocar la leyenda cervantina de los molinos de viento, si te situabas estratégicamente en la majestuosa centinela. La Cuesta era por lo tanto nuestra permanente referencia para jugar, con las ondas o las cometas. Las ondas lanzaban piedras que dibujaban una peligrosa línea recta en busca de un objetivo que la mayoría de las veces felizmente lo encontraban en los riscos de la propia cuesta. Las cometas en cambio menos agresivas y más imaginativas, elevaban nuestros sueños por encima del castillo y los molinos. La Cuesta representaba nuestro anhelo por construir un escenario de riesgo y diversión.

Pero a mí el escenario que me seducía era el del salón de actos del colegio de los “hermanitos”. Obras teatrales, autos sacramentales, pero sobre todo los “chavalillos” de Consuegra. En todas estas actividades se escondía la magia del hermano Álvaro. El hizo posible que en nosotros se despertara una cierta inquietud cultural, que nos interesáramos por la bondad de la lectura, por la necesidad de enriquecernos espiritualmente, por la conveniencia de buscar con generosidad la proximidad de nuestros compañeros. La única manera de hacer un amigo es serlo.

Fui uno de los elegidos para integrar el grupo de los “chavalillos” de Consuegra. Cantaba un chotis “Vicentito a mí me llaman” con música y letra del Hermano Álvaro. Tiempos hermosos, recuerdos maravillosos. Maravillosas eran nuestras excursiones al castillo de Guadalerzas en unos destartalados camiones que en aquellos tiempos nos parecían autobuses de lujo, porque nos permitían desplazarnos a lugares a los que los pequeños no teníamos fácil acceso.

Los partidos de fútbol representaban la máxima expresión de nuestra exultante pasión por el deporte. Disponíamos de varios escenarios para jugar, pero casi siempre nos decidíamos por el campo que estaba al lado de la Iglesia de San Juan. Era amplio, tenía dimensiones suficientes, pero sobre todo los árboles nos permitían delimitar rigurosamente las porterías. Allí pasábamos horas y horas corriendo, soñando, discutiendo… siempre hay un momento en la infancia en el que se abre una puerta y deja entrar el futuro. En ese campo de juego comencé a entender la importancia de la generosidad en el triunfo, la humildad en la derrota y en cualquier caso la solidaridad con los demás.

Cada vez que voy  a Consuegra suelo sentarme en algún lugar de las tantas veces renovada plaza, para contemplar la fachada del Colegio de los Hermanos. Su contemplación serena me trae recuerdos que copio en mi memoria a la velocidad de la luz, imagen sobre imagen, fotograma a fotograma y tengo la seguridad de que todos mis amigos de aquella época, pensarán exactamente como yo, que la vida es noble y merece la pena vivirse si eres fiel al compromiso cristiano que un día nos enseñaron en el Colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Consuegra.


Vicente Merino González
Periodista

jueves, 10 de mayo de 2018

Nuestros vecinos de Turleque reivindican su patrimonio y su historia


Se celebraron en Turleque las I Jornadas histórico-culturales organizadas por la Asociación etnográfica “Amigos del Carro” con motivo del 330 aniversario de las peregrinaciones al Santuario del Stmo. Cristo del Valle que se han desarrollado durante el pasado 20, 21 y 22 abril.

El Centro de Estudios Consaburenses “FDT” desde su creación ha apoyado todas las iniciativas que fomentan el espiritu de región y que se llevan a cabo en los diferentes lugares del Priorato de San Juan y más si cabe en los pueblos vecinos, es el caso de Turleque al que consideramos hermano, por muchas y diversas razones, por lo cual allí acudimos a la charla que sobre la historia del Priorato de San Juan y su relación con el Santuario del Cristo del Valle impartió José García Cano, centrada principalmente en las peregrinaciones al Cristo del valle que ahora cumple 330 años. En ella quedó patente el titular de nuestra entrada en el blog anterior: El Cristo del valle algo más que una Ermita.

También queremos poner en valor nuestra identidad y el pasado de estas tierras sanjuanistas que merecen ser más reconocidas por nosotros mismos. La charla estuvo muy concurrida lo mismo que la ruta nocturna guiada, que tuvo lugar a continuación: “Turleque lugar de paso de peregrinos” por las calles de la localidad, conducida por el entusiasta cronista de la villa Pedro Fernández Fdez-Peinado, que también dirigió el domingo por la mañana la ruta de peregrinación que partió desde Turleque hasta la ermita del Cristo del Valle, recorriendo los cinco kilómetros de distancia que lo separan.

Queremos recordar que muchos consaburenses también acudían hace años al Cristo del Valle en distintas ocasiones, costumbre casi perdida y de la que queremos que quede constancia en estas líneas. 

A lo largo de los últimos 330 años, han pasado por el Cristo del Valle peregrinos procedentes del Priorato de San Juan, de otros lugares del país e incluso del extranjero, como es el caso de un francés que el 24 de julio de 1764 murió en la misma ermita y fue enterrado en la iglesia de Turleque.

Los turlequeños siempre se han sentido muy unidos al santuario tanto por su proximidad como por ser villa de paso de los peregrinos a los que daba el necesario cobijo, como también  a muchos les dio sepultura en su iglesia y cementerio, según explicó el Cronista en su recorrido durante la ruta nocturna. Algunos de ellos están  enterrados aún en el atrio de la iglesia que está situada en la misma plaza, lugar en su conjunto de gran belleza manchega, donde resalta la fachada monumental del templo, obra del arquitecto Juan de Villanueva. Las imágenes que obtuvimos demuestran por si solas que Turleque también tiene un rico y singular pasado que quiere poner en valor con el impresionante templo que marca la diferencia con respecto a las demás parroquias tan austeras que la Orden de San Juan levantó en todo el priorato.

Con esta entrada aprovechamos la ocasión para reconocer la labor de Pedro Fernández Fdez. Peinado y recomendar la guia que ha publicado sobre el Cristo del Valle donde explica los orígenes, la evolución, y datos curiosos del santuario, de la devoción y las peregrinaciones a lo largo de tres siglos de historia y felicitamos también a Pilar Martín Alvarez una de las pocas mujeres alcaldesa de los pueblos del Priorato de San Juan por su valentía y por la excelente labor que esta realizando.












 F. Dominguez G.


jueves, 3 de mayo de 2018

Cerca de 15000 personas visitan Consuegra durante el puente del 1º de mayo

Enorme afluencia de turistas durante los dias del largo puente de mayo. Las imágenes y la grabación obtenidas a las dos de la tarde del martes día 1 de mayo lo dicen todo. A pesar de la hora, había en el Cerro "Calderico" unos 250 vehículos contando los del aparcamiento de la cantera; puesto, que el acceso al cerro fue cortado en varias ocasiones de la mañana. 

¿Cuantos vehiculos llegaron antes y después de esa hora?, calculamos que unas cinco veces más como mínimo, por lo tanto 1.250 aproximadamente, aparcaron a lo largo del día y suponiendo que los ocupaban una media de tres personas, obtenemos cerca de 4.000 visitantes, que llegaron el día 1 de mayo a Consuegra. Aunque es cierto que este dia, fue el de más afluencia, el resto de los dias del puente, la concurrencia estuvo muy similar.

Las trescientas plazas hoteleras han estado ocupadas durante el largo fin de semana y los locales de restauración han llenado sus mesas, la mayoría de ellos realizando dos turnos. Otros negocios relacionados directa o indirectamente con el turismo, también han superado las expectativas, por lo cual la repercusión económica para Consuegra es importante e incuestionable.

Por el castillo han desfilado más de mil personas; la mayoría de ellas en grupos, disfrutando de las visitas teatralizadas que magnificamente realiza “Vitela Teatro” y de las gymkhanas que organiza la empresa Produciendo. Una vez más nos tenemos que alegrar por todo ello, pero principalmente porque el Molino de Viento "Rucio" ha vuelto a moler de nuevo y se ha podido visitar. También el gastro-molino ubicado en el "Caballero del Verde Gabán", ha abierto sus puertas una vez terminada la restauración de su techumbre, después del desastre del pasado uno de marzo. Con estos datos tan elocuentes, queremos reconocer la labor de todos los que hacen esto posible, en pro de Consuegra, de su economía y de su futuro. 
                                                                                                                                                frandogo





miércoles, 25 de abril de 2018

Por fin el castillo de Consuegra sin grúa...


Estuvimos en su desmantelamiento y sin pensarlo, lo difundimos a través de Facebook; lo vieron miles de personas y hubo comentarios serios e irónicos como era lógico y hoy contestamos a todos ellos con esta entrada en nuestro blog que nos ha parecido oportuno publicar y con ello pasar página, celebrando porque no, su ausencia, aunque sentimos también un poco de pena.... ¡Porque a todo se acostumbra uno!


El pasado 18 abril de 2018 a las cuatro de la tarde, la más “famosa de las grúas”, por lo menos en La Mancha, se terminó de desmantelar del interior del castillo de Consuegra, las enormes partes que la componían (sólo la cruceta media casi 50 metros) estaban ya en el camino que rodea al castillo por su lado oeste, como se puede ver en las fotografías y en el vídeo tomados en ese momento.









La grúa se puso en el año 1993 para la restauración de la nave de archivo del castillo, que iba a realizar la Escuela Taller. Se colocó primero una grúa de color rojo que se averió. No sabemos precisar el tiempo que se tardó en sustituirla por ésta, la cual ya no se desmontó aún cuando no fue necesaria, debido al elevado coste para desmantelarla. La intención de todas las corporaciones municipales siempre ha sido la de continuar restaurando la fortaleza, pero no siempre ha sido posible por circunstancias y motivos diversos. Pero sí se utilizó en siete proyectos de reconstrucción por parte de la Escuela Taller y de los Talleres de Empleo. A lo largo de este tiempo también se ha utilizado en múltiples ocasiones como en los preparativos de la Batalla Medieval de cada año y en otros eventos diversos.

No es que queramos justificar los veinticinco años de permanencia de la grúa en el castillo, pero es cierto que nadie se atrevió a desmantelarla porque suponemos que así se podían frenar la posibilidades de iniciar nuevas restauraciones. A día de hoy debido a los cambios en las normativas de seguridad y por haber otras alternativas para realizar futuras reconstrucciones, el Ayuntamiento por fin ha decidido retirarla, de lo que nos alegramos enormemente, por que el más bello conjunto monumental y representativo de La Mancha tenía un punto negro, que fastidiaba su vista y la obligada fotografía. En millones de imágenes difundidas por todo el mundo, estaba y estará la “maldita” grúa, que en ocasiones muchos han borrado o hemos quitado con Photoshop para que no estropeara la bella imagen de nuestra crestería.

A partir de ahora en todas las fotos que hagan los miles y miles de turistas que nos visitan anualmente, no aparecerá la odiada -y porqué no, a veces algo querida- grúa del castillo.

 F.D.G


















lunes, 16 de abril de 2018

Unas iniciativas del IES de Consuegra de gran alcance educativo y cultural


Extraordinario trabajo el que ha realizado el IES Consaburum con la organización de ZIENZABURUM, la I Feria de la Ciencia y la Salud, celebrada a lo largo de toda la jornada del pasado sábado día 15 abril de 2018. En ella han participado más de 350 alumnos, 23 instituciones y centros educativos de Castilla la Mancha que han colaborado con gran interés y entusiasmo.

Esta iniciativa repercutirá sin duda en la mejora de la calidad educativa y facilitará el descubrimiento de vocaciones científicas por parte del alumnado, además de otras muchas consecuencias positivas.

Además de los 29 stands divulgativos, donde los diferentes centros e instituciones educativas mostraron múltiples experimentos científicos y diferentes facetas de las ciencias en relación con la salud bajo el lema “Otro ocio es posible”, hubo varias exposiciones, charlas, exhibiciones, actividades deportivas y hasta un recital de música.

La inauguración estuvo presidida por el Director Provincial de Educación, Cultura y Deporte José Manuel Almeida, quien elogió el gran trabajo realizado y el futuro que se augura a este tipo de iniciativas.

Asistieron también el alcalde de Consuegra y varios miembros de la corporación municipal; un gran número de visitantes, así como padres, alumnos y personas interesadas que desfilaron a lo largo del día por las instalaciones del centro.

Desde estas líneas felicitamos a la dirección del instituto, a los organizadores del evento y a todos cuantos han trabajado en esta iniciativa.

Centro de Estudios Consaburenses F.D.T.