martes, 27 de septiembre de 2016

La emotividad del Día del Ausente


Si para la mayoría de los consaburenses, el 22 de septiembre se conoce popularmente como "el día de los toros", aunque en esta ocasión la corrida se celebrara el 24, oficialmente esa fecha es el Día del Ausente. Con ese motivo fue institucionalizada en 1961 por el Ayuntamiento de la ciudad presidido por Pedro Albacete del Pozo, siendo unos de sus principales valedores José Lara Gómez Miguel y Francisco Domínguez Tendero.


El objetivo de la jornada festiva tenía como fin homenajear a los cientos de consaburenses que por aquellos años, de forma masiva, habían tenido que emigrar de su patria chica en busca de los medios de vida que no podían encontrar en Consuegra.

Desde el Consistorio se llegó a la conclusión: que no habría mejor emotividad para los ausentes que volvían a su pueblo para gozar de con sus familiares de los días de feria, que reunirlos en tono a la imagen del Stmo. Cristo de la Vera-Cruz.

Para ello se estableció la figura del Alcalde Honorario. Por designación municipal, cada año, un consaburense ausente sería el encargado de ocupar dicho cargo y, a su vez, en nombre del colectivo oriundo, realizar la ofrenda ante la imagen del Cristo; todo ello durante la misa celebrada en su ermita en presencia de las autoridades locales y el mayordomo.

Con la aparición en marzo de 1963 de la revista "La Centinela", dicha publicación dirigida por Francisco Domínguez Tendero se convertiría en el cordón umbilical entre los consaburenses que residían en Consuegra, y sus  familiares afincados en más recónditos lugares, no solo de la geografía nacional, sino también del extranjero.

Gracias al ambiente creado y avivado desde "La Centinela" se llegaron a organizar actos de hermanamiento entre Consuegra y  ciudades de acogida de nuestros paisanos ausentes; como ocurrió con Prat de Llobregat (Barcelona) el 25 de abril de 1965.

El clima creado en relación con los emigrantes por Francisco Domínguez Tendero, a través de la citada publicación local,  propició que cada 22 de septiembre, el Día del Ausente cobrara cada año mayor relevancia; teniendo en sus primeras ediciones como Alcaldes Honorarios a José Navas Aguirre, Daniel Fernández-Layos Serrano, Brígido Merino Blas, Rufo Pérez-Olivares Ortiz, Leónides Merino Palacios, Eulogio Rivero Jiménez y Mercedes Gómez Moraleda. 

Con el paso del tiempo, si aquella costumbre desapareció, gracias a la sucesivas Corporaciones Municipales la jornada siguió conservándose con la misma emotividad; consistente en la misa oficiada por sacerdotes consaburenses que ejercen su ministerio lejos de nuestra ciudad y la recepción oficial por parte del Ayuntamiento.

El presente año, los actos estuvieron presididos por el  alcalde de la ciudad, José Manuel Quijorna y el párroco, José Manuel Pastrana, junto con los mayordomos y otras autoridades.

El consaburense y colaborador de nuestra Asociación, Vicente Merino González

Curiosamente, Vicente Merino González, cuyo padre realizó la ofrenda de los ausentes en los años 60, ofreció sus impresiones, como ausente, a sus homólogos asistentes en el acto que tuvo lugar en el ayuntamiento, momentos que recogen las imágenes.


                                                                            Julio García Ortiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario